Todobulla
TodoBulla On Marzo - 28 - 2011

 

2004, año en que la Universidad de Chile logra su duodécima estrella y consigue-hasta ahora- su único título por vía de este nuevo tipo de campeonato, los “playoff”.

Héctor Pinto asume la banca azul luego de un paupérrimo rendimiento en la era de Víctor Hugo Castañeda, quien obtuvo la novena plaza del campeonato de apertura siendo eliminado en sextos de final a manos de Unión Española.

Sin lugar a dudas aquel año afectó de sobremanera la crisis institucional por la que pasaba el club en el rendimiento del equipo. Mauricio Donoso reclamó el pago de su sueldo por televisión, y fue despedido. En fin, el equipo mágico, sufría las penas de haber tenido una mala gestión administrativa y, por ende, recaía en los jugadores.

El técnico que obtuvo medalla de bronce en los juegos olímpicos de Sidney 2000, armó un equipo en base a los jugadores que nacieron futbolísticamente en Universidad de Chile, tales como: Jhonny Herrera, José Rojas, Cristian Martínez, Manuel Iturra, Nelson Pinto y Miguel Pinto, sumado a experimentados como: Diego Rivarola, Sergio Gionio, Víctor Cancino y Luis Musrri; lo cual trajo consigo la vuelta del coraje y mística perdida.

Un deslucido rendimiento de la “U” en la etapa regular del campeonato lo llevaron a ocupar la quinta posición, clasificando a playoff. Cabe recordar el “baile” que le propuso al archirrival, Colo Colo, ganándole por 4 goles a cero, con una gran actuación de Sergio Alejandro Gionio (anotó dos tantos). Sin embargo, el comienzo de la fase final no fue nada de fácil, ya que Unión Española eliminó al conjunto laico (3-1,1-1), pese a esto, la “U” logró clasificar como mejor perdedor. Nada hacía presagiar el promisorio futuro que nos deparaba el resto del campeonato.

Es así como se enfrenta a la Universidad de Concepción en cuartos de final, en donde militaban jugadores de alto nivel, como: Hugo Droguett, Nicolás Peric, Jorge Valdivia y Luis Pedro Figueroa. El primer compromiso llevado a cabo en el Estadio Nacional, el romántico viajero ganó por la cuenta mínima. No obstante, en la octava región, el cuadro local venció por dos goles, lo que generó tiempo de alargue. Para fortuna de los azules Gionio anota de cabeza, provocando la algarabía de la hinchada por todo Chile.

En la semifinal, se debía enfrentar al poderoso Wanderers, en donde actuaba el talentoso Jaime Riveros (batió un récord. Anotó 20 goles en 15 partidos consecutivos) Arturo Sanhueza, Alex Varas, Jorge Ormeño y José Contreras, entre otros. El favoritismo del cuadro porteño crece al empatar a dos en la capital, sin embargo, la “Nona” Muñoz, en el puerto principal, le da el paso a la final al anotar en los minutos terminales.

Capítulo aparte es la histórica final en Calama. Un primer compromiso protagonizado por las innumerables ocasiones que desperdició Universidad de Chile en Santiago, y un segundo por una dramática definición a penales. Héctor Pinto no consideraba a Ezqueiel Amaya, a pesar de su buen rendimiento, en el pleito final. La “U” viajaba hacia la altura de Calama para impedir el tricampeonato loíno, con un esquema conservador, pero eficiente a la hora de anotar.

En el primer tiempo, Luis Fuentes anotaba de cabeza. Los zorros del desierto estaban cada vez más cerca del histórico tricampeonato, pero una descoordinación en la defensa provocó un autogol. La esperanza azul crecía, y el partido se debía definir a través de los doce pasos, ya que en el tiempo de alargue no se hicieron daño.

Jhonny Herrera es el gran héroe de la jornada al tapar dos penales, y al “chutear” el quinto lanzamiento transformándolo en gol, y en el duodécimo campeonato del chuncho. Después de 4 años de sequía, aquella estrella azul descendió para dar alegría a los bullangueros repartidos por todo Chile.

Por Alejandro Viovy


Categorias: Campeones

Hire PHP Developer India